Por desgracia otra Guerra Mundial vino a asolar las vidas de nuestros padres y abuelos, y como todos los estratos, el mundo de las motos se vió inevitablemente afectado de nuevo. Fue una época muy dificil  en todo el Mundo y en nuestro país especialmente debido a las consecuencias de uno de los episodios más negros de nuestra historia, la Guerra Civil, por lo que en la década de los ’40 lo que se imponía era la austeridad, para ya en los años ’50, ver como en el resto de planeta la industria de la moto florecía con fuerza, cosa que en España sucedería más tarde.

1.- ARIEL SQUARE FOUR, (1945)

La publicidad de la que hacía gala la “Square”, anunciaba a las claras sus intenciones: “De diez a cien, en directa”. La idea más característica y que le daba la originalidad a este modelo, era un motor de cuatro cilindros dispuestos en un cuadrado, de ahí lo de “Square”, parece fácil no?, pues bien los cuatro cilindros compartían culata, bloque y cárter, además de tener los cigüeñales unidos por engranajes, este modelo sufrió varias evoluciones hasta llegar a desarrollar una potencia de 34 C.V. a 5.600 r.p.m. a partir del tetracilindrico de 597 c.c. que lograba alcanzar una velocidad cercana a los 160 km/h

ariel_square_four

2.- VINCENT BLACK SHADOW, (1949)

Podríamos decir que la “Black Shadow” era una versión “pata negra” de la Vincent Rapide, una motocicleta fantástica, muy rápida y cómoda. La Shadow disponía de un motor bicilíndrico  de casi un litro, 998 c.c., capaz de generar 55 C.V. a 5.700 r.p.m., y alcanzar una velocidad sideral, estamos hablando nada más y nada menos que de 201 km/h!, cifras ya muy respetables, pero esta moto tenía un serio problema para prolongar su vida, no era un modelo rentable para sus fabricantes por lo que al poco de presentarse en 1948, y después de haber ganado varias pruebas la Black Shadow se dejó e fabricar.

Vincent Black Shadow

3.- GILERA SATURNO SPORT, (1950)

Es uno de los modelos más emblemáticos de la firma Italiana y uno de los que más clase destila, con su motor monocilíndirco de “medio litro”, era capaz de alcanzar los 22 C.V. a 5.000 r.p.m. y una velocidad de 137 km/h, su mayor éxito la popularidad que alcanzó entre los aficionados, ya que con dos cambios simples, la podías poner a competir, con ciertas garantías de éxito, y además era una moto preciosa con su pintura en color rojo competición, era una maravilla verla desfilar por las pruebas realizadas en circuitos urbanos, su vida no fue muy extensa ya que a finales de la década de los ’50, Gilera decidió para su fabricación, una verdadera lástima.

Gilera_saturno_sport

4.- INDIAN CHIEF, (1950)

Creo que la Indian Chief fue una de las primeras motos que recuerdo, no porque viviera ya en el año 53, sino porque desde pequeño tuve una miniatura de esta moto en un amarillo limón que era dificil de olvidar, con esos descomunales guardabarros  y esa inconfundible suspensión delantera de muelles telescópicos…, la Chief partía de un no menos descomunal motor bicilindrico de 1.311 c.c. que generaba unos apreciables 50 C.V. a 4.800 r.p.m., todo esto la convertía en una de las motos más cómodas de la época y con un pedigrí especial, no obstante, los problemas económicos de la factoría Estadounidense obligarían al cese de producción, tres años después de su última renovación.

Indian_Chief

5.- TRIUMPH TIGER 100, (1951)

Esta maravilla Británica ya andaba por las carreteras Inglesas antes de la Segunda Guerra Mundial, pero ésta obligo a paralizar su producción, y no se reanudó su fabricación hasta el año 1946, fue en el año ’51, cuando la Firma Anglosajona doto a la Tiger con piezas de aleación, mejorando muchos de sus aspectos, bastidor, horquilla delantera, chasis, etc. La Triumph tenía un motor de dos cilindros paralelos que cubicaban 499 c.c., alcanzaba una velocidad de 158 km/h gracias a sus 32 C.V. a 6.500 r.p.m., pero sobre todo lo que tenía la Tiger era una estampa de moto elegante donde las haya, ciertamente los Británicos siempre han sido expertos en este sentido.

Triumph_Tiger_100

6.- BSA GOLD STAR CLUBMAN, (1956)

Desde que vi por primera vez una foto de esta moto, me quedé subyugado por ella, no sé si sería por el cromado de su depósito de combustible o por ese aroma a carreras de mediados del siglo XX, pero la verdad es que siempre he tenido una atracción especial por ella, con un aspecto de ligereza fuera de lo normal, gracias en parte a su monocilíndrico de 499 c.c., y sus semimanillares “racing” siempre me ha parecido una verdadera moto de carreras, capaz de alcanzar los 177 km/h, gracias a sus 42 C.V. de potencia, podemos hacerno una idea de las sensaciones que esta maravilla ofrecía y todo ello en unos escuetos 174 kg, vamos…, creo que se nota que me gusta, no?

BSA_gold_star_clubman

7.- HARLEY-DAVIDSON SPORTSTER, (1957)

Solamente por su longevidad, ya merece estar en esta lista, pero es que además este modelo de la firma de Milwaukee marcó un hito en su época. Cuando Harley comenzó a fabricar este mito, era una de las motos más potentes que existían en el mercado , pero desde luego su baza principal era la respuesta en aceleración desde parado, algo descomunal, a lo que ayudaba indefectiblemente su motor de dos cilindros en “V” a 45 grados de 883 c.c., con una potencia de 40 C.V. era capaz de alcanzar una velocidad de 161 km/h, lo que la convirtió en una indiscutible éxito comercial.

harley-davidson_sportster_1957

8.- TRIUMPH THUNDERBIRD 650, (1957)

Otra verdadera maravilla de las dos ruedas, tanto en lo que respecta a capacidad mecánica como a su diseño. Ésta se convirtió en la moto Británica más rápida de su época, la T-Bird, como la llamaban para acortar su nombre, tenía un motor de dos cilindros paralelos que cubicaba 649 c.c., cilindrada por otra parte con larga tradición en la marca Inglesa, tenía una potencia de 34 C.V. que la propulsaban a una velocidad máxima de 166 km/h. Este modelo consiguió que la firma de Hinkcley se estableciera con bastante éxito en el mercado Norteamericano.

Triumph_Thunderbird_650

 

 

9.- MOTO GUZZI FALCONE, (1958)

Que Moto Guzzi es una de las marcas que ha sido protagonista del mundo d elas motos durante el siglo XX y lo sigue siendo en el XXI, todos lo sabemos, pero lo que a lo mejor algunos no sabéis es que la Falcone fue la más conocida de una saga de motos que utilizaban la misma configuración de motor, que contaba con un enorme volante externo, llamado “de cuchilla”, que la factoría Italiana utilizó en sus motos monocilíndricas durante más de medio siglo, en esta el cilindro de la Guzzi cubicaba 498 c.c., generando 19 C.V. a 4.300 r.p.m., para alcanzar una velocidad de 121 km/h, está claro que la Falcone, no era la moto más rápida, no era la más cómoda, pero tenía un sabor ciertamente único.

Guzzi_falcone

10.- NORTON DOMINATOR 88, (1958)

Norton ha sido durante mucho tiempo la competencia por excelencia en las Islas Británicas de Triumph y eso fue sobre todo así a mediados del siglo XX, y la Dominator también conocida como Model 7, fue la primera Norton de dos cilindros paralelos capaz de plantar cara a la número uno de la marca de Hinckley, la Speed Twin. La Dominator cubicaba 497 c.c., tenía una potencia máxima de 30 C.V. a 7.000 r.p.m., que le permitía alcanzar una velocidad de 153 km/h. Una de las características principales era su chasis Featherbed concebido para ganar carreras en la Isla de Man, casi nada…

Norton_dominator_88