Suzuki GSXR1000 2017

Suzuki ha realizado un buen trabajo en actualizar tecnologicamente su Superbike, de todas formas en el subconsciente de los aficionados creo que planea la idea de que esta Suzuki GSXR1000 2017 es casi la misma moto, con más electrónica, pero la imagen sigue siendo la misma o muy parecida.

En mi opinión la Suzuki necesita un cambio radical que ilusione a sus seguidores, está claro que los fanáticos de Hamamatsu no se verán decepcionados, pero sólo con ellos una moto no se convierte en superventas, y si hemos de admitir que una moto es de esas cosas que primero te entra por la vista…, en ese aspecto, Honda, Yamaha y Kawasaki, por nombrar a sus paisanas Niponas le llevan ventaja, no os quiero decir si ya en el aspecto estético hablamos de Ducati, Aprilia o MV Agusta.

Suzuki GSXR1000 2017

Dicho esto, no penséis que la Suzuki GSXR1000 2017 no ha evolucionado respecto de su predecesora, lo ha hecho y mucho. Como decíamos antes la presencia de la electrónica en este modelo es profusa y muy bien afinada.

Esta unidad presenta una IMU o unidad de medición inercial para controlar las diferentes ayudas electrónicas como el control de tracción, el “anti-wheelie” o el control de elevación de las ruedas traseras en frenada. Podemos además ajustar a nuestro gusto el mapeado del motor o bien la intrusión del control de tracción en nuestro pilotaje, pero nos limita la configuración del resto de parámetros…, lo cual puede ser un hándicap para los mas exigentes con una moto para circuito…

La Suzuki GSXR1000 2017 no es la moto más ligera de su categoría desde luego, pero tampoco la más pesada, es muy estable y de reacciones bastante neutras, el chasis hace bien su trabajo y es una Superbike relativamente cómoda.

Suzuki GSXR1000 2017

Uno de los mejores aspectos de esta moto es la suspensión firmada por Showa que aporta una horquilla invertida “Big Piston” y un monoamortiguador trasero estandar que funciona a la perfección.

No se puede decir lo mismo del sistema de frenado, el cual decepciona de forma amplia, con un desgaste importante después de un uso intenso y con una esponjosidad que incluso después de sangrar el circuito de frenado sigue adoleciendo de una debilidad que no es propia de modelos de este calibre…

En resumen y como en los últimos años, la Suzuki GSXR1000 2017 es una moto que te permitirá pasar un buen rato, pero que si la pides demasiado te puede dejar colgado a no ser que cambies algunas de las piezas originales.