Una de las factorías que labró su leyenda en el mundo del Motociclismo fue la Italiana Guzzi, y uno de los modelos que ayudó en gran medida fue la espectacular “V7 Sport”. Ésta era una de esas creaciones que destilaba clase y fuerza por todos los poros de su carrocería, además de ser increiblemente veloz. Fue el primer modelo deportivo de la marca Italiana que utilizó el motor bicilindrico transversal en V  a 90 grados. 


El motor de la Guzzi desarrollaba 748 c.c, para así poder participar en las carreras para motos de 3/4 de litro, este bicilindrico se encontraba entre los motores más potentes y rápidos de la época, este modelo dispuso el alternador en la parte delantera del cigüeñal para poder dotarla de un nuevo e innovador bastidor más bajo que hacía discurrir una barra de acero entre los cilindros. 
El primer gran pedido que se lanzó al mercado se hizo con una característica especial, el bastidor estaba pintado en rojo, además de poseer un horquilla delantera de una calidad innegable firmada por Guzzi con amortiguadores sellados y un descomunal freno trasero de tambor con dos zapatas. El resultado, una de las motos más competitivas que a mediados de los 70 se fabricaban en el mundo, superando con creces a la competencia Nipona y a la de sus paidanos de Laverda y Ducati.


Las mejores cualidades de esta moto a parte de su velocidad casi inalcanzable por la competencia de 201 km/h, era una aceleración supersónica, la cual ayudaba para conseguir la velocidad punta final, un chasis que trabajaba a las mil maravillas confiriendóla una estabilidad en curva envidiable y una agilidad desconocida para las motos de su peso, con estas características no es de extrañar que en competición, no lo hiciera nada mal, alcanzando el podio en varias carreras celebradas en los años ´70.
Guzzi fabricó la V7 hasta 1975, a partir de este momento desarrollaron un modelo evolucionado de la ya existente a la que denominaron 750S3, no dejaba de ser una V7 con doble freno de disco delantero  y freno de disco trasero, y que incorporaba un nuevo sistema de frenado de la marca Italiana, el cual consistía en actuar sobre el disco trasero una vez accionado el delantero, el resultado fue una moto con una estampa espectacular, pero que era algo más lenta que la original, ya que incorporaba un árbol de levas más fuerte y carburadores más pequeños.

  • Modelo, Moto Guzzi V7 Sport.
  • Motor, Bicilíndrico transversal a 90 grados con 4 válvulas refrigerado por aire, que rendía 70 CV. a 7.000 r.p.m.
  • Transmisión, cinco velocidades, secundaria por cardán.
  • Suspensión, delantera multirregulable, trasera por doble amortiguador.
  • Frenos, de tambor en ambos trenes.
  • Chasis, multitubular de acero.
  • Peso y velocidad, 227 kg. y 201 km/h.