Hasta hace muy poco tiempo, la firma Bávara no ha destacado especialmente por hacer motos radicales ni superdeportivas, su guerra era otra. El compromiso buscado por la fábrica Alemana, era dar la máxima deportividad a unos modelos conceptuados para devorar kilómetros lo más cómodo posible.

En la primera mitad de la década de los ´70, BMW lanzó al mercado un modelo que marcaría una época. La R90S, no sería la más deportiva ni la más rápida de su tiempo, pero si querías recorrer tu carretera de curvas preferida, ninguna lo conseguía con la mezcla de rapidez y comodidad de lo que era capaz nuestra protagonista.

Los alemanes eligieron como acabado para este modelo una pintura con acabado ahumado que le confería una imagen de moto exclusiva, además si querías una mezcla de moto deportiva, cómoda, bien terminada y fiabilidad, tu moto era la R90S. Este modelo montaba el famosísimo motor boxer de dos cilindros opuestos horizontalmente, motor que estaba más que probado, por lo que era una auténtica garantía de cara a sus futuros compradores. La configuración de esta moto provenía en gran medida de su predecesora la R75, sin embargo al realizar unas pequeñas modificaciones en el motor, éste aumento su cilindrada de los 750 c.c. a los 898 c.c. definitivos. Respecto de la versión básica, la S disponía de un semicarenado, o más bien una cúpula, que protegía confortablemente del viento, además añadía cambios en la parte motriz, una relación de compresión superior, grandes carburadores Dell´Orto con bombas de aceleración, etc… Como resultado su potencia final se veía incrementada en 7 CV. Para redondear el conjunto se añadía un amortiguador de dirección, un segundo disco de freno delantero y un depósito de combustible de superior capacidad.

Puesto que la moto, sobre todo estaba dirigida a realizar una conducción cómoda, el tarado de fábrica de las suspensiones era demasiado blando, los frenos eran correctos, pero les faltaba tacto. Pero su mayor defecto, o no, era el precio. Las motos Bávaras nunca han sido baratas y ésta tampoco fue una excepción, su precio casi duplicaba al de la Honda CB750, lo que aseguraba una exclusividad del modelo inigualable, algo que no nos engañemos, siempre le ha gustado a la firma Alemana y a los poseedores de una…