Sí amigos, así es, si eres motero, eres sospechoso…, no sé muy bien de que, pero de nada bueno. Si lo admites en en público te miraran como si fueras un bicho raro, un maleducado, un loco, cuchichearán a tus espaldas, dirán, “ese no es de fiar, es moteroooooooo”, como si fueramos el “coco”. El otro día leí en twitter, la queja de un aficionado al fútbol, lamentándose del trato de analfabetos que se da a los seguidores del deporte de la pelota, sinceramente, no sé que es peor, si que te traten de iletrado o de delicuente en potencia, como es nuestro caso.

Hace pocos días pudimos comprobar una vez más esa forma de tratar al colectivo motero, de la manera más tendenciosa y descaradamente “amarillista” que os podáis imaginar, siempre pensé que la prensa sensacionalista tenía más caldo de cultivo allende nuestras fronteras, pero si es verdad, que de vez en cuando, podemos observar algunas de estas “perlas”, con las que nos obsequian periodistas o diarios, a los que les preocupa más, hacer ruido, que transmitir la verdad de forma objetiva. Pues bien el periódico ABC, en su edición digital del 13 de Junio de 2012, titulaba una noticia como, “Moteros, en el punto de mira de la DGT”. En dicha publicación, se desglosaban una serie de cifras en valores absolutos sobre la campaña realizada por tráfico, para controlar en especial al sector de las motocicletas. Antes de nada, he de decir que todo este tipo de campañas me parecen fantásticas, todo lo que sea por la seguridad de los conductores, ya vayan sobre dos o cuatro ruedas, es digno de elogio, lo que ya no lo es tanto, es que a algunos se nos intente casi “criminalizar”, y en eso la noticia publicada, ayudaba un “poco”. En dicha exposición detallaban que en la campaña se habían realizado 46.704 controles, de los cuales habían sido denunciados 1.508 motoristas por varias infracciones, a saber.

  • 108 sancionados por falta de uso o uso inadecuado del casco.
  • 169 sancionados por adelantamientos antirreglamentarios.
  • 176 sancionados por exceso de velocidad.
  • 31 sancionados por control de alcoholemia.
  • 18 sancionados por llevar la matrícula de forma ilegible o con dispositivos de ocultación.
  • 276 sancionados por no haber pasado la ITV.
  • 74 sancionados por no poseer el seguro obligatorio.
  • 214 sancionados por llevar la documentación de la moto o del conductor en mal estado o incompleta.

Grandes cifras si señor!, quizás si las cifras las hubieran dado porcentualmente, se habrían dado cuenta de la realidad, en primer lugar, lo ridículo de la campaña “anti-motera”, que desde varios flancos llevamos sufriendo desde hace tiempo, segundo, que si hay alguien que cuida todos los aspectos relativos a su moto, la documentación y el estado en el que conduce, es el motero, porque de ello depende nuestra vida, y tercero, que gracias a las cifras, se demuestra que somos nosotros los que les damos una lección de comportamiento, civismo y correción. Veáse, de los controles realizados, el 3,23% fue sancionado, “pedazo” porcentaje, o lo que es lo mismo, el 96,77% llevaban toda la documentación en regla y no habían realizado ninguna acción antirreglamentaria.

  • 0,23% sancionados por falta de uso o uso inadecuado del casco.
  • 0,36% sancionados por adelantamientos antirreglamentarios.
  • 0,38% sancionados por exceso de velocidad.
  • 0,07% sancionados por control de alcoholemia.
  • 0,04% sancionados por llevar la matrícula ilegible o con dispositivos de ocultación.
  • 0,59% sancionados por no haber pasado la ITV.
  • 0,16% sancionados por no poseer el seguro obligatorio.
  • 0,46% sancionados por llevar la documentación de la moto o del conductor en mal estado o incompleta.

Como podéis haber comprobado las cifras son “desgarradoras”, “catastróficas”, “apocalípticas” y  “terroríficas”, bien esto no quita, para que cada vez que fallece o tiene un accidente grave un motorista no sea un verdadero drama, esta vez sin comillas, pero convendría recordar que en más del 60% de los accidentes en los que un motorista termina accidentado, la culpa es de un vehículo de cuatro ruedas. Haber si va a resultar ahora que los realmente peligrosos son los que van “enlatados”…, no eso nunca, “la culpa es de esos moteros que van como locos… “.

Por otro lado, he de decir, y no es que tenga nada en contra de ellos, que no parece muy lógico permitir que conductores que en su vida han circulado en moto, sólo por el hecho de poseer el carnet de conducir coche, puedan circular con un ciclomotor, a los “preclaros” dirigentes que tomaron esta decisión se les olvidó el pequeño detalle de valorar que, saber mantener el equilibrio sobre un ciclomotor, poco o nada tiene que ver con saber circular en ciudad y carretera con un vehículo de dos ruedas. Por cierto, accidentes, éstos, los sufridos en ciclomotor por conductores con carnet de coche exclusivamente, también se meten en el mismo saco que los sufridos por el resto de moteros. Lo siento mucho, pero poco  tienen que ver los unos con los otros.

Por supuesto, que cafres los hay en todas partes, pero en el mundo motero, la “buena gente”, es legión aplastante, comprobado!

Después de esto, deciros, que todos aquellos que os sintáis moteros, podéis estar orgullosos de pertenecer a un colectivo como éste, muchos deberían aprender de la educación, camaradería, compañerismo, civismo y generosidad de la que habitualmente hacen gala los moteros. Nos vemos en la carretera…