A lo largo de su historia, Honda ha demostrado que cuando quiere “rizar el rizo”, es muy capaz de lograrlo, lo consiguió con su NR750, y anteriormente lo había hecho ya con la CB1100R, ésta fue ideada inicialmente con la pretensión de conseguir victorias en carreras para motos con unas especificaciones muy rígidas que dejaban poco margen a las modificaciones, competiría con modelos cuyo coste era la mitad, por lo que la diferencia en calidad de componentes y tecnología, no tenía parangón.

La meta que perseguía la factoría del Ala Dorada, la logró con creces, en muchas de las carreras en las que participaba la CB, el resultado final era más que previsible, convirtiendo éstas en mero trámite. La velocidad que conseguía alcanzar la Honda era de otro planeta para sus rivales, sobrepasaba los 220 km/h con una facilidad pasmosa gracias a sus 115 CV. Era con diferencia la moto de serie más exclusiva, la que utilizaba componentes más exóticos y la última tecnología salida de los laboratorios de marca Japonesa. A saber, bastidor de doble cuna de acero evolucionado que le confería una superior rigidez, cárter rediseñado, horquilla delantera con barras de 37 mm. ajustables, suspensión configurable tanto en compresión como extensión, frenos delanteros con pinzas de doble pistón, todo esto la convertía en un verdadero objeto de coleccionista, leyenda que Honda incremento al anunciar que sólo se fabricarían 1.000 unidades de dicho modelo.

Con la CB1100R ocurría en las carreras como hoy en día entre las CRT y las Moto GP oficiales, la diferencia entre las Honda y sus rivales era tal, que las victorias se las disputaban entre ellas jugando en otra “liga” muy superior a sus competidoras. Debido a que la 1100 R se había concebido como moto de calle, Honda la dotó del refinamiento propio, que la marca da a todos sus modelos, pero lo mejor de todo es que a pesar de ser una montura para carreras, su comodidad era apreciable, aumentando aún si cabe más todavía, su éxito entre los moteros. El único pero que se le podía sacar era la inestabilidad provocada por su semicarenado, problema que se solventó en parte a partir del año 82, con la instalación de un carenado integral y en el 83 añadiendo un basculante de aluminio.

En el año 2007 Honda sorprendía a propios y extraños realizando un ensayo de rediseño sobre la base de la CB1100R, creando una concept bike, que por el momento no ha visto la luz, a pesar de la “buena pinta” que presentaba, decidid vosotros mismos.

 

Modelo, Honda CB1100R

Motor, Tetracilindrico DOHC de 16 válvulas refrigerado por aire de 1.062 c.c. que rendía 115 CV a 9.000 r.p.m.

Transmisión, de cinco velocidades y secundaria por cadena de engranajes.

Suspensión, delantera multirregulable y trasera por doble amortiguador.

Frenos, delantero doble disco y trasero monodisco.

Chasis, doble cuna de acero.

Peso y velocidad máxima, 235 kg y 229 km/h.