Este pasado Domingo, pude experimentar de nuevo, una de las cosas que más me pueden gustar, montar en moto en un circuito. Surgió hace tiempo la posibilidad y la verdad es que tenía unas ganas tremendas de poder probar que tal estaba el circuito de Los Arcos. Éste es un trazado que se estrenó el año pasado, está ubicado a 30 km de Logroño, y tiene muy buena comunicación por carretera.

Por lo que había visto en internet, tenía pinta de ser un circuito de los llamados “rstoneros”, mucha curva y pocas rectas y cortas, más o menos en el estilo de “Cheste”, pero con una sutil diferencia, Cheste es bastante plano, y el trazado Navarro no lo es.

 los arcos

La rodada la organizaba, White Planet Bike, es la segunda organizada por ellos a la que asisto y he de decir que lo hacen impecablemente, desde aquí quiero agradecer a Sergio y a Iván, lo profesionales y amables que han sido en todo momento, preocupandose de que la jornada discurra por los cauces adecuados.

Aproveché además la rodada,  para poner neumáticos nuevos en el circuito, aprovechandome de los precios especiales que ajustan para adquisiciones los días de tandas. Los chicos de White Planet me instalaron unos Dunlop D211 GP Racer “rayados”, de los cuales sólo puedo decir maravillas, bien es verdad que Dunlop ya me tenía “conquistado” anteriormente, pero es que el comportamiento de los GP Racer es excepcional, con una estabilidad en curva encomiable, un agarre formidable, y un margen de error kilométrico, que cuando uno no es un piloto experto lo agradece bastante…

los arcos

Pues bien, como no podía ser de otra manera, me lo pasé en grande, el circuito no es tan largo como lo pueda ser Motorland o Montmeló, pero es divertidísimo, técnico, con curvas muy exigentes, sobre todo la del final de la recta de atrás, ya en el “briefing”, te avisan sobre ella, ya que es una curva de derechas muy cerrada a la que se llega después de una recta en bajada de unos 600 m. aproximadamente, donde se le da al “mango” a tope y el problema es que luego hay que meter la moto en la curva, y si no andas listo con las referencias de frenada te puedes ver facilmente en la grava. Por lo que pude comprobar, el asfalto estaba en perfectas condiciones y el circuito está en la línea de los trazados de última hornada, muy seguro y con todas las instalaciones que se le puedan pedir a un recinto de estas características.

los arcos

La recta de meta tiene una longitud máxima de 800 metros, al terminarla te encuentras con una curva rápida de derechas, que podríamos denominar es el primer vertice de un arco que forma con las dos siguientes curvas la 2 y la 3 también de derechas, la última es un garrote muy cerrado, hasta aquí vamos en subida, nada más pasar la C3, se abre gas a tope para llegar a la C4 que una curva muy abierta de izquierdas que si se traza bien nos permite alcanzar una velocidad respetable en la pequeña recta que continúa en bajada después de esta pequeña recta entramos en un curvón parabólico de izquierdas bastante rapido, con pendiente en subida hasta llegar a un garrote de izquierdas, para a continuación entrar en lo que podríamos decir las hermanas pequeñas de Nieto y Peluqui de Jerez, que nos dan acceso a la recta de atrás en bajada que se acaba en seguida llegando a tope en cuarta marcha, reducir e intentar entrar lo mejor posible en la complicada C9 de derechas otra curva cerrada de izquierdas para llegar a la C11 un ángulo recto que me pareció una de las curvas más divertidas de todo el circuito con la parabólica. La C13 curva a derechas cerrada que da acceso a una C14 bastante abierta que te permite llegar a la curva de entrada en la recta de meta muy deprisa, se reduce a segunda y abrir a tope para aprovechar al máximo la recta de llegada. Lo dicho divertidísimo.

 los arcos

Además de rodar, decoré la moto con lo que será el logo que identifique en el futuro el blog, aunque esté mal decirlo, creo que no queda muy mal, vosotros que opináis…

En resumen una jornada fantástica y muy divertida, que terminó como deben terminar todas las jornadas en las que te subas en tu moto, entero y con una sonrisa de oreja a oreja.

 los arcos