My way. Rodadas…

Cuando era pequeño mis padres se afanaban en intentar enseñarme que en esta vida las cosas tienen su momento y su tiempo, que como decía la canción, todo llega y todo pasa…, y así es…, también con las rodadas…

Cuando no había cumplido todavía cinco años, ya quería ir solo al colegio, esa etapa llegó…, y me harté de ir solo al colegio, cuando no había cumplido quince años, quería salir de fiesta en Nochevieja, esa etapa llegó…, y me harté de salir en Nochevieja, cuando no había empezado la Universidad, quería ir a las fiestas de las distintas Facultades, esa etapa llegó…, y me harté de ir a todo tipo de fiestas, lo que quiere decir que cada etapa tiene su momento y que llegado ese momento, también pasa…, todo llega y por suerte o por desgracia, todo termina…

rodadas

Os estaréis preguntando que a «Santo» de que, viene esta parrafada que os he soltado, muy sencillo…, hace más de cinco años comencé a rodar con mi amigo David en un circuito, lo recuerdo perfectamente, Motorland…, el circuito de Alcañiz fue el primero que visité y el que me enganchó a las rodadas, desde entonces, más de 25 rodadas me han visto disfrutar como un verdadero enano sobre mi CBR 1000 RR, siempre con la ilusión la noche anterior a entrar en el circuito, como si fuera la noche de Reyes para un chaval de ocho años, siempre me costaba dormir y me despertaba una hora antes de la fijada en el despertador…, y cada vez que salía al trazado que correspondiera en la primera tanda, sentía que el corazón se me iba a salir del pecho…

Pero esa ilusión se ha ido…, gran parte de culpa la ha tenido un incidente que tuve con otro piloto en Cheste este año…, parto de la base que sigo considerando y consideraré siempre que rodar en circuito es el lugar más seguro para dar rienda suelta a nuestra afición, pero eso no quita para que en alguna rara ocasión se pueda producir un accidente. Lo que me ocurrió sucedió en la recta de atrás del circuito de Cheste y os lo cuento…

rodadas

Tod@s los que hayáis visto alguna carrera en Cheste o hayáis rodado allí sabéis que en la recta de atrás hay una curva muy abierta a izquierdas antes de llegar a la paella de izquierdas, en esta curva abierta la trazada buena dice que debes arrimarte al piano de la izquierda para luego abrirte hacia la derecha antes de coger el ápice de la siguiente curva. Pues cuando yo estaba por la trazada buena y me tiré hacia el piano de la izquierda, otro piloto que no midió obviamente bien las distancias se metió por donde no había sitio, resultado me dio un fuerte golpe yendo alrededor de 180 km/h, como uno no es un peso pluma, 95 kg más otros 200 kg de moto, conseguí aguantar encima de la moto y salirme por la escapatoria, pero lo peor no fue el susto…, ni el golpe que recibí en la pierna izquierda…

Lo peor sin duda fue que me hizo darle demasiadas vueltas a la cabeza y perdí la confianza sobre la moto, quince días después volví a intentar rodar en el mismo circuito, y el resultado fue nefasto, no me encontraba a gusto…, iba más pendiente de lo que pasaba detrás de mí que por delante…, grave error en un circuito…, fue entonces cuando decidí que mi tiempo en los circuitos y sobre una RR había terminado, desde que empecé este año, la ilusión ya no era la misma y no se si seguía yendo porque la gente que te encuentras en las rodadas es una gran familia o porque realmente me apetecía rodar, y llegué a la conclusión de irme, pero no de esa manera, me negaba a admitir que algo que me había dado tantas satisfacciones y tantos amigos, me dejase ese mal sabor de boca, así que decidí rodar una última vez más, llamé a mi amigo Josito, el Boss de JK Competición y le dije, «quiero rodar una última vez para irme disfrutando», como siempre, hizo todo lo posible porque así fuera…, y así fué, la última semana de Julio rodé en Albacete y disfruté como hacía mucho tiempo que no lo hacía, y pude despedirme de mi Honda en circuito, como creo que los dos nos merecíamos…

rodadas

rodadas

Conclusión:

No sé si volveré alguna vez a rodar en circuito, porque nunca se puede negar algo al 100%, pero si tengo claro que ha terminado una etapa y mis días sobre una RR también…

Aún así, sigo animando a cualquiera que me lea, a entrar en circuito a rodar. Sin duda alguna, si lo que me ocurrió en Cheste, me pasa en carretera abierta, ahora no estaría escribiendo estas palabras, mi problema, no es que piense que rodar en circuito ha dejado de ser seguro, todo lo contrario!, quizás lo que me ha ocurrido, es que mi tiempo sobre una Superbike llegó, y tal como llegó, ha pasado…

rodadas

rodadas

Un amigo me preguntaba si no iba a echar de menos mi Deportiva…, en eso si estoy 100% seguro…, con toda mi alma la echaré de menos, las sensaciones que he experimentado con esa moto han sido increíbles y todo el que me conoce sabe como cuido a mi moto…, por lo que no dudéis que el día que me despida de ella será como cortarme una mano…, (esto sólo un motero lo entenderá…), pero como he dicho, hay que evolucionar y está claro que del mundo de las motos no me voy ni con aguarrás, pero ha llegado el momento de cambiar de montura, la edad y las responsabilidades familiares marcan el paso…

Y no dudéis, que me seguiréis viendo en los circuitos para acercarme a ver a tantos y tantos amig@s que he descubierto allí, pero mi rol esta vez, será muy distinto…

rodadas

rodadas

rodadas