Tod@s aquell@s que seguís el Blog, habréis podido comprobar que llevo una temporada sin escribir mucho por aquí, eso se debe a varias razones, la primera y menos importante, hace un año aproximadamente recibí un ataque en la web que hizo que perdiera multitud de entradas y fotografías que había ido recopilando durante los 8 años de existencia de la web, lo cual me desanimó bastante, en segundo lugar, todo lo anterior coincidió con un momento en el que me sentía un poco saturado, después de siete años siendo muy activo en el blog, la web, facebook, twitter, instagram, etc…, necesitaba desconectar durante un tiempo…, éste no es mi trabajo y siempre lo he hecho por diversión, en el momento que la diversión se convierte en obligación y ya no te divierte, hay algo que no funciona, por lo que lo mejor en esos casos es coger un poco de distancia y relajarse, pero además de las dos razones anteriores hay otra que se acaba de consolidar en las dos últimas semanas.

Sabéis que en esta web se seguía con profusión el Mundial de Motociclismo, desde la temporada 2011, hacía las crónicas de las carreras y toda noticia que surgía en torno a los pilotos o al Mundial tenía cabida en esta web. Pues bien, hace tres años más o menos que el Mundial de Moto GP empezó a cansarme y el hartazgo ha llegado a cotas insostenibles en las últimas semanas, hace varios meses ya escribí una entrada en la que hablaba del Circo Mundial de Motociclismo, esperpento al que se ha llegado por obra y gracia de multiples factores, pero fundamentalmente por culpa de Dorna y la FIM.

 

 

Está claro que las cotas de rentabilidad económica a las que ha llegado el Mundial hoy en día son las mayores jamás logradas en lo que se refiere a una competición de motos, pero a costa de que…, en algunas ocasiones Jorge Lorenzo ha comparado el Mundial con el Circo de Gladiadores de la Roma milenaria, pero no precisamente como un piropo, sino en tono peyorativo, lo que se le olvida a Jorge es que él también forma parte del circo y voluntariamente…

A lo que me refiero es que el espíritu de la competición se ha perdido totalmente y lo que más vende es que el piloto de amarillo de una patada al de naranja, o el de naranja tire al de amarillo, o el de naranja ayude al de azul a ganar un Mundial…, cada fin de semana se ha convertido en un sensacionalismo continuo, en los que casi, de lo que menos se habla es de motos…, y por si fuera poco, las gradas se han ido inundando de «forofos», que poco o nada se identifican con el espíritu perdido y que son capaces de aplaudir la caída de un piloto siempre que favorezca al muñeco que idolatran…

Por todas estas cosas he decidido borrar todas y cada una de las entradas relativas al Mundial y a los pilotos, dejando únicamente alguna relacionada exclusivamente con la evolución estética de los modelos de competición, así mismo no volveré a escribir ningún articulo de opinión ni me haré eco de noticia alguna que tenga que ver con el Mundial o con los pilotos.

Imagino que más de un@ y mas de dos se alegrarán, pues ya somos vari@s los que nos alegramos de esta decisión, en mi opinión este Mundial apesta y la mayoría de las noticias que genera, también…